Tú tan ella y yo tan poco yo.

Estándar

Hace tiempo que no busco palabras que rimen con tu nombre,
ni me afano por ver tu sonrisa en el cristal.
Las esquinas son más redondeadas,
por eso me escondo cuando entro en tu portal.
No me buscas,
no te encuentro,
entre nosotros solo queda un rastro de soledad.
La que me impusiste,
la que grabé a fuego,
la que me dejó sin alas para volver a volar.
Me tragué mis palabras,
mi maldito orgullo
y de qué sirvió…
Ah sí, nunca volverás a verme llorar.
Reinventarse es una opción cuando el alma duele,
porque lo que duele es volver a respirar.

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s