Tu, yo y Love Actually

Estándar

Y hoy, en ese viaje tan largo e interminable, has saltado en mi playlist.

Y he recordado ese tiempo en el que yo me enamoré perdidamente de ti, a quien me di en cuerpo y alma.

Lo tonta y entregada que fui.

Aún romántica, enamoradiza. Aún sentimental.

A partir de ti, me perdí.

Tu, mi vértigo

Estándar

Fuimos felices.

Se notaba en nuestra mirada,

en la calidez de nuestras manos,

en la temperatura de nuestra piel.

Siempre ardiendo,

siempre con el deseo rozando el vértigo,

dentro de nuestra burbuja imaginaria.

Fuera de ella,

cuando la destruimos,

fuimos nada.

Una mirada vacía,

un beso hueco,

un silencio abrumador.

La intensa lluvia borró nuestros pasos

y se llevó calle abajo todo nuestro amor.

Pero tú fuiste mi vértigo,

mi renovada ilusión.

Mi burbuja vacía con forma de corazón.

La piel de mi cuerpo

Estándar

Tu ausencia me trajo paz, equilibrio, tranquilidad.

Y me dejó el alma inquieta pero serena.

Tardé en escribir los atardeceres sola

y las noches en soñar dulce.

Y fui desnudando lentamente mi piel

de tu recuerdo.

Anduve en cueros,

aún camino a medio vestir.

El tiempo, bendito tiempo,

hará surgir de nuevo

la piel de mi cuerpo.