Piel adentro

Estándar

Te he buscado por las calles de Madrid,

entre los callejones y los estrechos pasajes.

En la plaza de Santa Ana, frente a la estatua.

Y en el Jardín del Ángel.

He paseado la rosaleda del Botánico,

buscando en todos ellos tus ojos morenos,

tu cálida piel.

Buscándote a ti.

Pero sólo te encuentro piel adentro,

solo estás dentro de mi.

Tu boca mentirosa

Estándar

Nadie besa como tú,

me quedaría a vivir en tu boca.

Tu boca mentirosa.

Con cada mentira lanza un puñal.

Con cada estocada se abre una herida.

Cada gota de sangre mata tus besos.

Uno a uno muriendo.

Si me quedara a vivir en tu boca

moriría de pena.

Si viviera en tus labios

me mataría amar.

Pueril

Estándar

No sé porqué no sanan las heridas, ni se porqué vuelven a doler.

No es lógico, no tiene ningún sentido, te quedaste al margen de mi vida y ahí es donde debes permanecer.

Mientras tanto sigo triste, y enfadada, por ser tan pueril y volver a pensar en ti.

Volver a pensarte

Estándar

Hoy he echado de menos quererte.

Si, ya sabes, eso de besarnos, acurrucados entre las sábanas, darte los buenos días.

Las buenas noches, amor …

Tener ganas de vernos y decírnoslo, apurar nuestros encuentros hasta el último minuto.

¡Corre, que es muy tarde!

¡No te olvides de llamarme!

¡Un beso más!

Deja que recuerde el aroma de tu pelo, la seda de tu piel, deja que te recuerde como fue.

Hoy he echado de menos que me quisieras.

Hoy he vuelto a pensarte a ti.